Salmón del Atlántico
(Salmo salar)

Lo que sabemos del salmón del Atlántico

El Salmón del Atlántico es una de las especies más grandes de los salmónidos. En promedio, esta especie crece entre 3,5 a 4,5 kilos, aunque el récord registrado de un salmón ha sido más de 45 kilos.

Aunque las especies de salmón comparten un ciclo de vida anádromo, comienzan en agua dulce y de pasan la mayor parte de su vida en el mar antes de regresar a poner las ovas, el Salmón del Atlántico puede reproducirse a repetición, ya que después del desove no perece como el Salmón del Pacífico.

Las etapas de la vida del salmón que transcurren entre el agua dulce y de mar presentan desafíos específicos desde el punto de vista nutricional. Nuestro compromiso con la investigación de desarrollo sobre los requerimientos precisos del Salmón del Atlántico en cada fase de su existencia ha generado soluciones nutricionales sustentables y eficientes que son formuladas y fabricadas a la medida para cada etapa del proceso productivo.

La mayor parte del Salmón del Atlántico disponible en los mercados es cultivado. Los principales países productores son Noruega, Chile, Canadá, Reino Unidos, Rusia y Tasmania.

Seguro y saludable

El salmón cultivado es un producto alimenticio seguro, que ha sido analizado desde las materias primas que consumió hasta su producto final en plantas de proceso. El salmón es también una importante fuente de ácidos grasos de origen marino Omega 3, vitaminas, minerales y proteínas.

Ver más

Transferencia exitosa

La esmoltificación es una de las fases críticas del Salmón del Atlántico, experimentando cambios fisiológicos que representan desafíos sanitarios y ambientales relevantes que pueden afectar el rendimiento productivo. Disponemos de una completa línea especial para asegurar una transferencia exitosa.

Ver más

Alto rendimiento

Recientes avances en esta especie revelan un potencial de crecimiento y eficiencia mayor al tradicional. Nuevas formulaciones con activadores metabólicos, sustancias presentes en las materias primas, permiten al Salmón del Atlántico optimizar la energía en las dietas, aumentando sus rendimientos.

Ver más